POLVORIN Por:José Ángel Solorio Martínez

jose solorio
El 8 de febrero del 2014, será recordado en la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) como  la fecha en que se cometió el fraude académico más bochornoso en la historia de la Máxima Casa de Estudios del estado. Con una desfachatez fuera de serie, se presentó a recibir su constancia de Master en Derecho Constitucional, de manos de otro sujeto sin rubor y sin vergüenza: el director de la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales, Carlos Hinojosa, nada más y nada menos que Hermino Garza Palacios Secretario General de Gobierno de Tamaulipas.
El brazo derecho del gobierno de Tamaulipas encabezado por Egidio Torre Cantú, es un Master Patito.   Pero…¿por qué la desfachatez?..   Por una razón: no asistió a una sola clase.   Y más: su boleta, registró la más alta calificación: 10.0 de promedio general.   El truco de los dieces, estuvo a cargo de las artes de prestidigitación de la Directora de Posgrado de la escuela, Mary Carmen Fuentes a quien por su “eficacia” el Secretario General de Gobierno premió con una recomendación para un asenso que se reflejó en un boleto para colaborar cerca del recién estrenado Rector.
Hermino, suma al gobierno de Torre Cantú no solo su inoperancia e ineficacia al frente de su responsabilidad. Adiciona hoy, con su conducta deleznable y aviesa, pena y desprestigio a una administración estatal ávida de respeto, de credibilidad, de reconocimiento y sobre todo de eticidad.
  Carlos Hinojosa, con este evento de náusea para todos los que pretendemos una Alma Mater prestigiada y ejemplar, es un infractor que debe ser sancionado porque representa lo mas oscuro y hediondo de la vieja UAT.   Herminio, haría bien en recapacitar y regresar un grado que no merece.   En bien suyo; en bien de la comunidad universitaria; en bien del gobierno que deshonrosamente representa y en bien de su familia.   Eso sí, sería el inicio del Tamaulipas que todos queremos…