Hasta hace poco el gas natural, se producía en México, el país comparte con Estados Unidos, la Cuenca de Burgos, los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, comparten esta reserva petrolera, que de ser factible y darle mayor impulso, solucionaría la falta de gas natural, de la que tanto el presidente López Obrador y el director de CFE, Manuel Bartlett, y en su lugar argumentan hechos insólitos para no dar la cara y mentir a la población.

Las compañías transnacionales que operan en la Cuenca de Burgos, han sido blanco de las amenazas y desprestigio del presidente, Halliburton, Schlumberger e Iberoamericana de Hidrocarburos, son desdeñadas y acusada de rapacidad, ocasionado riesgos en la inversión privada directa en nuestro país.

Pero esto no es así, el presidente se queja y se queja, culpa al pasado de todas sus desgracias y decisiones, pero no hay un argumento presidencial, de porque se maltrata y se exhibe a las petroleras extranjeras con tanta saña y desdén.

Las estadounidenses, hasta hace muy poco tiempo, tenía oficinas operativas en Reynosa, donde generaban fuentes de empleos bien pagados, pero decidieron irse por motivos de inseguridad, políticos y de falta de garantías a sus inversiones, solo queda de manera visible IHSA, la española que lucha por mantener sus operaciones en Tamaulipas y la Cuenca de Burgos, pero el presidente muestra tirria en contra de las empresas españolas, su odio y despotismo hacia las empresas ibéricas es evidente, así le fue por ejemplo al Banco Santander y al Bilbao Vizcaya BBVA, que están siendo obligados literalmente a no sacar sus ganancias del país de manera arbitraria.

Para IHSA la cosa es aún peor, en el Valle de San Fernando, operan más de 200 pozos de extracción de hidrocarburos, gas natural y aceite súper ligero, pero el acoso del presidente es incesante y ya los

inversores de la petrolera española analizan su partida.

Aparte del acoso presidencial, grupos de inversores mexicanos alentados y con compromisos con el presidente hace su lucha malévola para quedarse con el pastel de la Cuenca de Burgos, que maneja IHSA, Escorpión, Grupo R, son los visibles apostadores y cercanos al presidente López Obrador.

Mientras el presidente no genera confianza en las inversiones, el norte del país, está sin energía eléctrica, culpando a Estados Unidos del apagón, que tiene a 3 estados en penumbras, hasta el día de hoy, culpas y culpas, pero no aceptan su responsabilidad en ninguno de los casos, solo echan y responsabilizan a todos, por este hecho, sin que el gobierno y la CFE, la empresa productiva del estado, asuma su verdadera responsabilidad.

No generar confianza es letal, las inversiones no llegan y el país, deja de generar empleos, mientras eso pasa, el presidente regala dinero a los huevones, pero eso si con credencial de elector, que parece ser lo único que realmente importa al mandatario.

Otra desconfianza nace en las vacunas, primero acudió a los hospitales privados mexicanos, para que le ayudarán en caso de que la pandemia saturara los hospitales públicos, cosa que si sucedió, y uno de los hombres más ricos de México, Olegario Vázquez Aldir, tendió su mano y red de hospitales para la población abierta, servicios que ningún mexicano con salario mínimo o el triple del mínimo podría pagar. Pero a la hora de responder el presidente los dejo fuera de las vacunas, y dijo que los hospitales privados, quedaban fuera, generando la molestia y enojo de los empresarios mexicanos, que al final de cuentas son los que producen y generan empleos, pero eso no importó al ejecutivo, para él lo más importante son las elecciones del 6 de junio.

Ahora los herederos de la industria como Adrián Sada, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Slim Domic y Jorge Vergara Jr., invierten sus capitales para financiar campañas de diputados federales, a sabiendas que es ahí donde el presidente tienes sus bases de poder, quitárselo, será la tarea principal de esta lucha del próximo mes de julio, ejemplo de eso, es el arropamiento que han dado los empresarios regios al edil con licencia de Monterrey, Adrián De la Garza, y actual candidato a la

gubernatura de Nuevo León.

Las fuerzas chocaron y apagaron la luz, la política errática y ramplona no puede ir de la mano de la incertidumbre, y la responsabilidad se pagará en las urnas.

Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

Esta tormenta invernal tiene a Tamaulipas en casi toda la frontera, con problemas de energía eléctrica, el presidente de la república, como siempre echándole la culpa a todos, pero sin asumir su responsabilidad, y los pagadores del mal, son más de 4 millones de habitantes de los estados fronterizos.

Sin embargo autoridades como las del ayuntamiento de Reynosa, en estos más de 5 días que tiene estacionada la onda gélida, ha tomado acciones importantes, encabezadas por la alcaldesa Maki Ortiz, en beneficio y protección de las familias más vulnerables de la ciudad.

Se han implementado operativos para salvaguardar la integridad de los automovilistas y proteger a aquellos, que tienen la imperiosa necesidad de salir a trabajar, las calles congeladas y las bajas temperaturas, ocasionan problemas serios de movilidad, por lo cual el ayuntamiento a través del tránsito local, mantiene un operativo permanente.

Así mismo la secretaría de seguridad pública, y las fuerzas del orden estatal y federal, conjuntando esfuerzos salvaguardan las pertenencias y refuerzan la seguridad en colonias y sectores más poblados de al ciudad.

El edil Ortiz Domínguez, ha sido contundente en sus instrucciones, para no bajar la guardia y seguir dando a la población, seguridad y confianza, en esta ola invernal atípica, y que mantiene a la ciudad semiparalizada.