Por primera vez, desde que comenzó el periodo pandémico actual, y desprotegido de su inmunidad popular, el presidente Andrés Manuel López Obrador está en aislamiento médico y político, la secretaria Olga Sánchez Cordero, resulta ser un fiasco como jefa de la política interior.

Como resultado del ocultamiento de los datos precisos de las cifras y contagios, el gobierno de la república cae en sus propias farsas, y las mentiras salen a relucir a la hora de ajustar y dar a conocer datos de defunciones, porque las familias dolientes, lo menos que hacen es rayarles la progenitora.

La maraña que se armó con la temporalidad de ausencia del presidente, esta crítica, su diseño de gobierno es unipersonal, donde la voz y opinión de sus secuaces es irrelevante.

Una muestra clara del diseño de gobierno y poder de AMLO, se da cuando la secretaría de gobernación intenta cubrir ese hueco, sin ningún resultado y haciendo prácticamente el ridículo, en una conferencia mañanero desaseada y poco ortodoxa.

El otro frente se da en lo político-económico-salud, donde la jefa de gobierno y los gobernadores de los estados, le han quitado la titularidad del sistema de vacunación a la secretaría de salud, y liderada por el zar de las desgracias Hugo López-Gatell, ahora los mandatarios estatales están ganando la batalla, y en pleno tiempo de elecciones locales y federales, esta pueda ser la peor catástrofe para la 4T, que pensaba sacar ventaja y votos de cada vacuna aplicada, si no cómo se explica usted, que los empleados de Desarrollo Social federal, sean parte de las brigadas de vacunación.

Los gobernadores y la jefa de gobierno, han hecho a un lado al

subsecretario de salud, y han puesto en marcha sus propias estrategias, para evitar más contagios, la válvula de presión trono y sus resultados están en la ciudad de México y la zona metropolitana, con resultados catastróficos y gente muriendo todos los días.

La vacuna como tal, y su aplicación tardará meses en ser aplicada en una mayoría de mexicanos, que puedan representar una inmunidad de rebaño, como es el plan nacional, las elecciones pasaron y las vacunas, de seguir llegando al país, como hasta ahora, no se verán la luz al final del túnel, hasta ya entrado el 2022.

Contraer el virus de Covid-19 por parte del presidente es una maldita desgracias, por sus estado de vulnerabilidad, y por su terquedad de no usar cubre bocas, y de sentirse protegido de manera sobrenatural, y por si fuera poco, el gobierno comienza y termina con él, su centralismo no deja a ningún funcionario suplirlo en casos graves; como ya quedó demostrado con la ridícula presentación de la secretaría de gobernación en las mañaneras.

El presidente debe estar molesto no por el virus, no por tener que tragarse toda la sarta de mentiras sobre la pandemia si no por estar en aislamiento en pleno proceso electoral, que es su motivo y forma de gobierno, por encima de todo.

Mientras eso pasa, la disputa por el control de las vacunas, la llevan ganada los gobernadores, y su raja política está cambiando de color y el sufragio de la desgracia, de llegar al final así, dará un vuelco de 180 grados.

Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

Ya se ve, sobre todo en medios de comunicación que el proselitismo está en boga en Tamaulipas, transitar por las calles de Matamoros, nos hace ver este momento de la región, con espectaculares y publicidad de Ivette Bermea, pre candidata del PAN a la alcaldía de Matamoros.

Es notorio también el desplegado de Raúl César González, quien

busca ser abanderado independiente para la presidencia de las 3 veces heroica, y que en su andar busca las firmas y apoyos, para conseguirlo, sin embargo la propaganda está a la vista y es notoria en toda la ciudad.

En otra región tamaulipeca, Gerardo Peña Flores, el disciplinado diputado local, pidió su registro para competir por el distrito II federal, que comprende la zona ribereña y una importante zona de Reynosa, donde se tendrá que aplicar a fondo, para ganar a la actual diputada Olga Juliana Elizondo.

Los ojos, oídos y demás, están fijados en Reynosa, la joya de la corona electoral, donde Jesús María Moreno Ibarra, dejó claro que va con todo, por todo y con todos, por la alcaldía más importante del estado.

El ex diputado y aun gerente de Comapa, Tendrá que pedir licencia en los próximos días, para darle de lleno al proselitismo interno y amalgamar a todo el panismo a su favor, para después salir a buscar la mayoría del voto ciudadano en las urnas, el próximo 6 de junio.