POLVORIN POR: JOSE ANGEL SOLORIO

 

 

 

POLVORIN

****El padecimiento de Osorio Chong….

El Comisionado para la Seguridad en Tamaulipas, Miguel Ángel Osorio Chong encabezó una reunión de evaluación en Reynosa con todo el gabinete de Seguridad y el gobernador.

Enseñó mucho ruido, y pocas nueces. Al parecer el tiempo de resultados se le agotó al jefe del aparato político del Presidente Enrique Peña Nieto.
Cuatro preguntas, que medio contestó a lo medios y fotos con dos o tres chicas.
Y fue todo.
Nada de interés, para la ciudadanía que en la frontera vive con el Jesús en la boca.
Acaso lo preocupante para la salud pública de la Secretaría que encabeza Osorio Chong, es el notable avance de su padecimiento.

El vitíligo, crece aceleradamente en la piel del ex gobernador de Hidalgo. (Dolencia ésta, que está identificada con el estrés y con lo aprensivo de la persona que lo sufre. Lo más visible de esa enfermedad se le manifiesta en las manos.).
De ninguna manera esa patología es grave ni lastima su estancia en la responsabilidad que tiene a cargo. Lo que evidencia, es que es un personaje con limitada tolerancia a la presión y a la tensión propias de la política y de una Secretaría cuya esencia es el conflicto y sus posibles soluciones.
Muy probablemente, siendo por su tarea un precandidato presidencial naturalito, los factores de poder nacionales e internacionales que definen una sucesión presidencial estén ponderando lo viable de un proyecto bajo tal circunstancia.
(Hay que recordar el sisma que generó Vicente Fox cuando circuló en corrillos políticos que usaba Prozac…).

Un jefe de estado sin salud, es un jefe de Estado en riesgo.
No sólo para él, también para el Estado mismo.
La inseguridad de Tamaulipas, es un asunto menor ante los escenarios vitales que Osorio Chong enfrentará en un futuro muy próximo…