El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que México tiene alternativas para solucionar el desabasto de suministro de energía eléctrica en el norte del país.

Se trata, dijo, de dos plantas que no requieren gas para su funcionamiento, sino combustóleo y carbón.

“Necesitamos ser autosuficientes, estar preparados para cualquier emergencia. Durante muchos años no se puso en práctica ningún plan para extraer gas. Tenemos gas en el país pero no les importó porque el negocio era comprar el gas porque en la compra del gas iba el ‘moche’. Imagínense, contratos con Repsol, lo puedo probar, de más de 20 mil millones de dólares para traer gas del Perú; hicieron instalaciones especiales en Manzanillo con ese propósito, regasificadoras. Más de 20 mil millones de dólares y explicaba yo que no licitaron, fue un asunto que resolvieron arriba”, explicó el mandatario.

En conferencia de prensa matutina resaltó que la planta termoeléctrica de Guerrero aportó un 75 por ciento de la energía eléctrica al inicio de la emergencia derivada de la escasez de gas en Texas por la tormenta invernal.

“En Guerrero está apoyándose mucho con una planta de carbón y de combustóleo. Se está llevando combustóleo de Tula a Lázaro Cárdenas por tren y también termoeléctricas de ciclo combinado con gas licuado y se está procurando echar a andar todas las plantas. Las hidroeléctricas están trabajando generando más energía”, refirió.

El jefe del Ejecutivo dijo que en medio de esta crisis se constata la importancia de no haber cerrado plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Esta crisis no nos agarra en estado de indefensión porque tenemos plantas que tuvieron presupuesto para su mantenimiento y se decidió que se conservaran aún, subutilizadas porque por ley no pueden operar al cien por ciento porque el despacho de la energía, el subir a la red la energía, privilegia con la legislación actual neoliberal a las particulares”, acotó.

Informó que actualmente se analiza un proyecto para modernizar las termoelércticas del país con turbinas nuevas y de esta manera producir energía.

“No es hacer nuevas presas, porque no estamos planteando eso, sino aumentar el potencial de generación de energía eléctrica con las mismas instalaciones, con la misma infraestructura, nada más que con turbinas modernas porque han transcurrido 50 años, 40 con las mismas turbinas. Es un plan que estamos analizando con posibilidad de aplicarlo”, puntualizó.

El mandatario compartió una tarjeta informativa de la CFE emitida a las 6:00 horas de este miércoles, en la que se indica que para esa hora se encontraban sin suministro 89 mil 183 usuarios en Chihuahua y Tamaulipas, que representan el 0.21 por ciento de los usuarios totales de los estados afectados y el 0.2 por ciento del total de usuarios de la Comisión Federal de Electricidad.

“Es de resaltar que la Comisión Federal de Electricidad ha puesto a disposición del CENACE todas sus plantas de generación para lograr el balance carga-generación con lo que se ha disminuido los tiros de carga”, señala el comunicado.